Las lecturas de infancia no pueden ser el punto de partida; su evocación las reviste de una sublimidad postiza, pero sólo la literatura secundaria supone entrar en el mundo incómodo, precario y discutible de la lectura todavía no hecha, de su refutación o de su celebración…